Alexander Vasil’ev: Biografía informal


Escrito por Irina Markina y Mauricio Godoy Molina

 

 

Alexander Yuriievich Vasil’ev, o Sasha para los amigos, nació en Sarátov  (Rusia) el 1ero de abril de 1962. Su destino como matemático estaba predeterminado, pues el 1ero de abril en Rusia es el día de los matemáticos y sus dos padres también eran matemáticos: su padre es un especialista en análisis numérico y su madre trabajaba en análisis complejo. Fue gracias a la influencia de ella que Sasha se hizo matemático, especializándose en análisis complejo.

Desde su niñez, Sasha participó en olimpiadas de matemática y resolviendo problemas difíciles que aparecían en revistas Soviéticas para niños inteligentes. Tras haber terminado la escuela físico-matemática, Sasha entró a la Universidad del Estatal de Sarátov (СГУ), donde se graduó con honores en matemática. Sasha no era sólo un matemático brillante, sino también una persona inteligente con un amplio abanico de intereses y conocimiento. Esto era claro desde su tiempo como estudiante, por ejemplo, él organizaba  festivales artísticos en la СГУ cada 1ero de abril, que eran muy populares entre los estudiantes y profesores.

Para Sasha, su carrera como matemático estaba clara luego de terminar su M.Sc., pero lamentablemente en la Unión Soviética no estaba permitido entrar al Ph.D. en la misma universidad donde los padres trabajaban. Sasha no podía continuar estudiando en СГУ,  pues su padre trabajaba ahí, ni tampoco en la Universidad Pedagógica de Sarátov, pues su madre trabajaba ahí. La solución fue entrar al doctorado en la Universidad Estatal Agraria de Sarátov (СГАУ), pero bajo la supervisión de su tutor de M.Sc. en la СГУ, Dmitry V. Prokhorov.

Él terminó exitosamente su Ph.D. en tres años, pero tuvo que continuar trabajando en la misma universidad por otros tres años más, producto de las condiciones de su beca. Durante ese período, Sasha tuvo que hacer hasta 28 horas de clases a la semana. Resultado de esto, fue una laringitis crónica que perduró por el resto de su vida. Evidentemente Sasha quería concentrarse en su investigación en matemática por un tiempo, y por ello necesitaba escapar de su carga docente. Con esto en mente, él encontró una buena oportunidad inscribiéndose en cursos de inglés dictados en una universidad agraria similar en Novosibirsk (Rusia), donde se encuentra el gran Instituto Sobolev de Matemática. Allí pudo participar de seminarios e interactuar con matemáticos trabajando en dicho instituto. Esa estadía en Novosibirsk fue el primer paso para obtener una posición postdoctoral en China, que comenzó en 1991, sólo un par de meses antes del colapse de la Unión Soviética (Diciembre 26 de 1991).

El nuevo gobierno, tratando de resolver sus innumerables problemas financieros, decidió suspender todas las becas en el extranjero para Ph.D. y postdocs. Como resultado, Sasha y sus colegas rusos tuvieron que sobrevivir sólo con el dinero entregado por la contraparte China, que correspondía a 50 USD al mes. Esto era poco dinero, pues en la China de la época habían diferentes precios para los locales y los “extranjeros ricos”. Cuando fue claro que una dieta a base de una taza de arroz y una cerveza al día no era suficiente para sobrevivir – y habiendo perdido 15 kilos, – Sasha fue afortunado al encontrar un trabajo informal como actor para producciones Chinas en inglés. Aunque la mayor parte de los filmes eran simples, por ejemplo cursos de inglés para ciudadanos Chinos, él fue seleccionado como actor en una película artística en el rol de un banquero Suizo, gracias a su linda barba. En un momento incluso le fue ofrecido un trabajo como actor profesional, pero por suerte no lo aceptó.

Luego de medio año, fue claro para Sasha que no podía continuar así, y entonces él con un amigo regresaron ilegalmente a Rusia en un camión transportando mercancías desde el norte de China a Siberia. Una vez en territorio Ruso, tomaron el tren trans-Siberiano a Moscú, y luego él volvió a Sarátov. Allí, Sasha entendió que el salario de un profesor en el sistema económico de transición no era suficiente para durar una semana y que el cohecho y la corrupción eran normales. Por ejemplo, trabajando de nuevo en la СГАУ, recibió un par de conejitos como soborno para buenas notas en un examen. Siendo incapaz de matarlos, Sasha decidió criarlos. Su amor por la matemática rea más de lo que СГАУ podía ofrecer y cinco años más tarde, en 1997, él defendió su habilitación en la Universidad Estatal de Novosibirsk (НГУ).

Luego de su habilitación, Sasha comenzó a buscar trabajo en el extranjero, pues la situación económica en Rusia no mejoraba. Sus contactos le informaron que había un puesto para profesor asociado en la Universidad de Los Andes (Colombia). Él postuló – usando email casi por primer vez – y obtuvo el trabajo.

Este fue el comienzo de su carrera matemática internacional y su amor por Latinoamérica. Él se desarrolló matemáticamente muy rápido en Colombia, gracias a una carga docente razonable y la posibilidad de trabajo con matemáticos extranjeros prominentes como Christian Pommerenke,  escribiendo 9 artículos y un libro.

Él amaba Colombia, disfrutando los viernes culturales, las fiestas, los tragos y la comida nacionales; pero extrañaba a su familia que no podía ir a Colombia debido a la inquietud social.

Pommerenke ayudó a Sasha contactando a Rubén Hidalgo en la Universidad Técnica Federico Santa María (Chile) donde había una posición disponible. Sasha y su familia llegaron a Chile el año 2000 y vivieron allí hasta el 2005. Este fue el período de reforzamiento de su carrera de investigador, su amor por el pisco sour y las empanadas chilenas. Él fue parte activa de la comunidad científica y matemática Chilena, escribiendo un libro, ganando numerosos proyectos de investigación, organizando workshops y conferencias. Adicionalmente, Sasha también fue miembro de un club de amantes del vino, organizó fiestas en su casa, e invitó numerosos matemáticos de todo el mundo, mostrándoles la naturaleza Chilena desde el desierto de Atacama a la Patagonia Chilena.

El 2005 Sasha se fue a Noruega, donde trabajó como Profesor Titular de la Universidad de Bergen y como el organizador principal de la Red Europea HCAA (Harmonic and Complex Analysis and Applications), que unía quince países de Europa y más de 150 participantes.

Él y su esposa ayudaron a construir el grupo de análisis en Bergen, haciéndolo crecer de una persona al grupo más numeroso del departamento de matemática en su momento. Este grupo guió numerosos estudiantes de licenciatura y graduó a nueve estudiantes de M.Sc. y siete Ph.D. Además, Sasha fundó la revista Analysis and Mathematical Physics (Birkhäuser), de la cual era el Editor en jefe y el Editor ejecutivo. También escribió su tercer libro, y fue miembro del comité editorial de varias revistas de investigación y series de libros. Todo esto no impidió a Sasha disfrutar de la vida y desarrollar su creatividad fuera de la matemática. Él hacía su propia cerveza para sus amigos y sus estudiantes, preparaba yogurt casero, pescaba y ahumaba pescados, construyó un jardín Japonés en su patio, esquiaba, salía de excursión y simplemente disfrutaba la vida y la naturaleza Noruega.

Sasha falleció en San Petersburgo, donde participaba en una conferencia en análisis complejo y física matemática. Él estaba en su habitación de hotel preparando su charla.

Sasha va a ser recordado para siempre con cariño y admiración por su familia, colegas, amigos y estudiantes.